jueves, 7 de abril de 2011

Datos importantes , etapas de cancer de pancreas.

El cáncer del páncreas es una afección en la cual células malignas (cancerosas) se forman en los tejidos del páncreas. El páncreas es una glándula de aproximadamente 6 pulgadas de longitud en forma de una pera delgada de costado. El extremo más ancho del páncreas se denomina la cabeza, la sección media se denomina el cuerpo y el extremo delgado se denomina la cola. El páncreas se ubica detrás del estómago y en frente de la columna vertebral.
El páncreas cumple dos funciones principales en el cuerpo:

  • Produce jugos que ayudan a la digestión (descomposición) de alimentos.
  • Produce hormonas, como la insulina y el glucagón, que ayudan a controlar los
niveles de azúcar en sangre. Ambas hormonas ayudan al cuerpo a utilizar y almacenar la energía obtenida de los alimentos.
Los jugos digestivos son producidos por células exocrinas del páncreas y las hormonas son producidas por células endocrinas del páncreas. Aproximadamente 95% de los cánceres pancreáticos comienzan en células exocrinas.
El presente sumario suministra información sobre el cáncer de páncreas exocrino. Consulte el sumario PDQ sobre el Tratamiento del Carcinoma de Células de los Islotes (Páncreas Endocrino) a fin de obtener información sobre el cáncer de páncreas endocrino.
El tabaquismo y antecedentes de salud pueden repercutir en el riesgo de padecer cáncer de páncreas. A continuación se mencionan presuntos factores de riesgo para el cáncer de páncreas:

  • Tabaquismo.
  • Diabetes de larga data.
  • Pancreatitis crónica.
  • Ciertas afecciones hereditarias como la pancreatitis hereditaria, el síndrome
de neoplasia endocrina múltiple tipo 1, el cáncer de colon sin poliposis hereditario (HNPCC; síndrome de Lynch), el síndrome de von Hippel-Lindau, la ataxia-telangiectasia, y el síndrome del melanoma de nevo atípico familiar.
Los presuntos signos de cáncer de páncreas incluyen ictericia, dolores y pérdida de peso. Estos síntomas pueden ser ocasionados por el cáncer pancreático u otras afecciones. Debe consultarse a un médico ante la presencia de alguno de los siguientes problemas:

  • Ictericia (coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos).
  • Dolor en la sección superior o media del abdomen y la espalda.
  • Pérdida de peso injustificada.
  • Pérdida del apetito.
  • Fatiga.
El cáncer de páncreas es difícil de detectar (encontrar) y diagnosticar temprano. El cáncer de páncreas es difícil de detectar y diagnosticar por las siguientes razones:

  • No hay signos o síntomas perceptibles en las etapas tempranas del cáncer de
páncreas.

  • Los signos de cáncer de páncreas, cuando están presentes, son similares a los
signos de muchas otras enfermedades.

  • El páncreas está oculto detrás de otros órganos como el estómago, el intestino




delgado, el hígado, la vesícula, el bazo y los conductos biliares.
Las pruebas que examinan el páncreas se utilizan para detectar (encontrar), diagnosticar y clasificar en etapas el cáncer de páncreas. El diagnóstico del cáncer de páncreas generalmente se realiza con pruebas y procedimientos que generan fotografías del páncreas y el área circundante. El proceso utilizado para determinar si células cancerosas se han diseminado dentro y en torno al páncreas se denomina clasificación en etapas. Las pruebas y los procedimientos para detectar, diagnosticar y clasificar en etapas el cáncer pancreático se realizan generalmente al mismo tiempo. Es importante conocer la etapa de la enfermedad y determinar si el cáncer pancreático puede extirparse por medio de cirugía a fin de planear el mejor tratamiento. Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:
Radiografía de tórax: Exposición breve del tórax a radiación para producir una imagen del tórax y sus estructuras internas.
Examen físico: Una evaluación de los signos generales de salud, que incluye la búsqueda de algo inusual como protuberancias o tumores.
Tomografía computarizada (TAC): Una tomografía computarizada crea una serie de fotografías de áreas internas del cuerpo, tomadas desde ángulos diferentes. Las imágenes son creadas por una computadora conectada a una máquina de rayos X. Esta prueba se denomina también tomografía computada, tomografía computadorizada o tomografía axial computarizada. Una tomografía computarizada en espiral o helicoidal toma fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo dado que examina el cuerpo en un curso en espiral.
IRM (imágenes por resonancia magnética): Procedimiento en el cual se utiliza un imán conectado a una computadora para crear fotografías detalladas de áreas internas del cuerpo. Esta prueba se denomina también imágenes por resonancia magnética nuclear (IRMN).
TEP (Tomografía de emisión de positrones): Una TEP genera una fotografía que muestra la ubicación de las células tumorales en el cuerpo. Una sustancia denominada glucosa de radionucleidos (azúcar) se inyecta en una vena y el escáner de TEP rota en torno al cuerpo para generar la imagen. Las células tumorales malignas se ven más brillantes en la imagen porque tienen mayor actividad y absorben más glucosa que las células normales.
Ecografía endoscópica: Una prueba que utiliza ondas sonoras a fin de crear imágenes de los tejidos corporales. Ondas sonoras de alta energía rebotan en los tejidos internos y los órganos. Los ecos se transforman en imágenes denominadas sonogramas. Una ecografía endoscópica utiliza un endoscopio (una sonda flexible insertada en el cuerpo).
Laparoscopía: Se inserta un laparoscopio (sonda delgada, iluminada) a través de una incisión en la pared del abdomen a fin de determinar si el cáncer se localiza en el páncreas solamente o se ha esparcido a tejidos circundantes y si puede extirparse por medio de cirugía posteriormente. Se pueden extirpar muestras de tejidos para la realización de una biopsia.
CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica): Procedimiento para tomar una radiografía de los conductos (tubos) que transportan la bilis desde el hígado hasta la vesícula y desde la vesícula al intestino delgado. El cáncer de páncreas puede producir el estrechamiento y el bloqueo o el enlentecimiento del flujo de bilis, con lo cual se produce la ictericia. En la CPRE, se introduce un endoscopio (sonda delgada, iluminada) a través de la boca, el esófago y el estómago a la primera sección del intestino delgado. Luego se inserta un catéter (una sonda más pequeña) a través del endoscopio a los conductos pancreáticos. Se inyecta un tinte por medio del catéter a los conductos y se toma una radiografía. Si los conductos están bloqueados por un tumor, puede insertarse una férula (una sonda delgada) en el conducto para producir el desbloqueo. La férula puede dejarse colocada a fin de mantener el conducto abierto. También pueden tomarse muestras del tejido con una aguja delgada o un cepillo similar al utilizado en la limpieza de tubos.
CTPH (colangiografía transparietohepática percutánea): Procedimiento para tomar una radiografía del hígado y los conductos biliares comunes. Se introduce una aguja delgada a través de la piel por debajo de las costillas y en el interior del hígado. El tinte se inyecta en el hígado o los conductos biliares y luego se toma una radiografía de los conductos biliares para detectar los bloqueos. A fin de mitigar la ictericia, en algunas ocasiones se deja la férula (una sonda delgada) en el hígado a fin de drenar bilis al intestino delgado o un saco para la recolección fuera del cuerpo. Esta prueba se realiza solo cuando no puede realizarse una CPRE.
Biopsia: Se extirpan células, tejidos o líquidos y se visualizan al microscopio para comprobar si se encuentran presentes células cancerosas. Hay diferentes maneras de realizar una biopsia para el cáncer de páncreas. Puede insertarse una aguja delgada en el páncreas durante una radiografía o ecografía para extirpar células. También puede extirparse tejido durante una laparoscopía (una incisión quirúrgica realizada en la pared abdominal).
Ciertos factores repercuten en la elección de tratamiento y el pronóstico (posibilidad de recuperación). Las opciones de tratamiento y el pronóstico (posibilidad de recuperación) dependen de la etapa del cáncer (el tamaño del tumor y si el cáncer se ha diseminado fuera del páncreas a tejidos circundantes o ganglios linfáticos o a otras partes en el cuerpo) y la salud general del paciente. Los nódulos linfáticos son estructuras en forma de frijol, que se encuentran en muchas partes del cuerpo. Su propósito es el de filtrar substancias en un líquido llamado linfa y ayudan a combatir infecciones y enfermedades.
El cáncer de páncreas puede controlarse solo si se detecta antes de su diseminación, cuando puede extirparse por medio de cirugía. Si el cáncer se ha diseminado, el tratamiento paliativo puede mejorar la calidad de vida al controlar los síntomas y las complicaciones de la enfermedad.
Debe considerarse tomar parte en una de las pruebas clínicas a fin de mejorar el tratamiento. Si necesita información sobre pruebas clínicas en curso del NCI, estas están disponibles en



ETAPAS DEL CANCER DEL PANCREAS

Las pruebas y los procedimientos para clasificar en etapas el cáncer de páncreas generalmente se realizan simultáneamente con el diagnóstico.
Se utilizan las siguientes etapas para el cáncer de páncreas:

Etapa I

En la etapa I, el cáncer se encuentra en el páncreas solamente.

Etapa II

En la etapa II, el cáncer se ha diseminado a tejido y órganos circundantes, como los conductos biliares o el intestino delgado.

Etapa III

En la etapa III, el cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos cerca del páncreas y puede haber afectado el tejido y los órganos circundantes, como los conductos biliares o el intestino delgado.

Etapa IV

En la etapa IV, el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo. La etapa IV se divide en etapa IVA y etapa IVB, de acuerdo con el lugar donde se diseminó el cáncer.
Etapa IVA: el cáncer se ha diseminado a órganos y tejidos circundantes al páncreas (como el estómago, el bazo o el colon) pero no se ha diseminado a órganos distantes (como los pulmones). El cáncer puede haber afectado los ganglios linfáticos cerca del páncreas.
Estado IVB: El cáncer se ha diseminado a órganos distantes (como los pulmones). Es probable que también se haya diseminado a órganos y tejidos cerca del páncreas o los ganglios linfáticos.
** CANCER DEL PANCREAS RECURRENTE**
El cáncer recurrente de páncreas es cáncer que ha reaparecido (retornado) después de la administración de tratamiento. El cáncer recurrente de páncreas puede reaparecer en el páncreas o en otras partes del cuerpo.
 


Sitios mas comunes en los cuales se aloja el cancer de pancreas .
¿Qué es el cáncer de páncreas?
    Es un tumor maligno  del páncreas.


¿Es muy habitual el cáncer de páncreas?
   Es el quinto más frecuente como causante de muerte por cáncer y el segundo dentro de los tumores de aparato digestivo después del cáncer de colon.


¿Existen algunos factores de riesgo?
   Es más frecuente entre los hombres que entre las mujeres, en la raza negra, fumadores, enfermos de pancreatítis crónica, diabetes mellitus de larga evolución, exposición industrial a petróleo, derivados del petróleo, DDT, y entre aquellos que se alimentan fundamentalmente de comidas ricas en carne y grasas. También existe más riesgo entre los que tienen familiares con esta enfermedad  y con otras muchas enfermedades.


¿Cúales son los síntomas del cáncer de páncreas?
   Los más habituales son el dolor, la pérdida de peso y la coloración amarilla de la piel (ictericia).
  • El dolor se localiza habitualmente en la parte superior del abdomen, en cinturón hacia la espalda, ocasionalmente puede empeorar con la comida y puede se intermitente.
  • La pérdida de peso puede llegar a ser muy importante y acompañarse de anorexia (falta de apetito), saciedad precoz, diarrea y esteatorrea  (expulsión de grasa por las heces).
  • La ictericia característicamente no se asocia a fiebre ni a dolor, existe con frecuencia existe picor, heces blancoamarillentas  (acolia) y orina oscura (coluria).
  • Otros síntomas menos frecuentes puede ser una diabetes mellitus de reciente comienzo , una tromboflebitis no explicada, depresión y prurito.
  • En la exploración física hasta en un 20% de los enfermos se palpa una masa abdominal o  mucho menos frecuente ascitis (líquido abdominal libre). En algunos casos se palpa la vesícula biliar.

¿Cúales son las localizaciones del cáncer de páncreas?
   Cómo ya se explicó en la definición de páncreas, este órgano tiene tres zonas: cabeza, cuerpo y cola, en función de su localización los síntomas serán diferentes.
  • Los tumores de la cabeza  del páncreas típicamente producen esteatorrea (expulsión de grasa por las heces), pérdida de peso e ictericia (coloración amarilla de la piel).Se suele acompañar de dolor abdominal en mayor o menor intensidad. Son el 70% de los tumores.
  • Los tumores del cuerpo y la cola del páncreas dan menos síntomas y cuando éstos aparecen el tumor está más desarrollado. Suelen provocar dolor y pérdida de peso. El 20% aparecen en el cuerpo y el 10% aparecen en la cola.
    Cuando la enfermedad avanza mucho puede extenderse hacia otras zonas del organismo, entonces hablamos de cáncer con metástasis. Las metástasis pueden encontrarse en el pulmón, el hígado, el hueso , en el peritoneo, alrededor del páncreas y en los ganglios linfáticos.


¿Qué son las adenopatías positivas?
    Quiere decir que existe extensión del tumor a los ganglios linfáticos, estos pueden estar en el abdomen o en otras zonas más alejadas como la pelvis, el  cuello, la  fosa supraclavicular, etc.


¿Cómo se diagnostica el cáncer de páncreas?
    Tanto los síntomas como las alteraciones de los análisis sanguíneos, incluyendo marcadores tumorales cómo el CA 19-9, pueden hacernos sospechar la enfermedad pero el diagnóstico se confirma por métodos de imagen e histopatológicos. Habitualmente se utilizan la ecografía abdominal, la tomografía axial computarizada (Scanner) y la resonancia  nuclear magnética. La toma de biopsias guiada por ecografía ó TAC se realiza en algunos casos.


¿Cómo se trata el cáncer de páncreas?
El único tratamiento que ofrece la posibilidad de curar la enfermedad es la cirugía, extirpando el tumor. Existen dos factores que determinan la posibilidad de tratamiento quirúrgico, el estado general del paciente como para soportar la intervención y el grado de extensión de la enfermedad.
En cuanto al grado de extensión de la enfermedad, son curables aquellos tumores limitados al páncreas y alrededores, salvo la afectación de arterias y venas grandes cercanas al páncreas que hacen la extirpación completa técnicamente imposible.
Existen otros tratamientos como la quimioterapia y la radioterapia que no son curativos pero pueden paliar los síntomas y asociados a la cirugía aumentar la supervivencia.
Los tumores de cabeza de páncreas deben tratarse con extirpación quirúrgica siempre que sea posible y posteriormente radioterapia y quimioterapia con 5-FU más Leucovorin.
Los tumores de cuerpo y cola deben operarse siempre que sea posible y extirparse además del tumor el bazo. Los resultados son peores que en los tumores de cabeza.
La quimioterapia por si sola no ha demostrado resultados alentadores en el momento actual, aunque se están investigando nuevas combinaciones de fármacos.


¿Qué es el tratamiento paliativo?
Es aquel destinado a controlar los síntomas de los tumores no operables o de aquellos que recidivan. La paliación se usa para la ictericia (coloración amarilla de la piel), la obstrucción del estómago o el dolor. Se pueden colocar prótesis en la vía biliar para la ictericia; la obstrucción de estómago se resuelve con cirugía con extirpación de parte de éste; en cuanto al dolor en ocasiones no es suficiente con los analgésicos habituales y se puede intentar el  bloqueo de los nervios de la zona.


¿Cúal es el pronóstico del cáncer de páncreas?
En los tumores de la cabeza del páncreas que se operan con intención curativa la supervivencia a los 5 años está entre el 20 y el 30%. La mortalidad relacionada con la operación en manos expertas está por  debajo del 4%.
Cuando se asocian la radioterapia y la quimioterapia a la cirugía la media de supervivencia es de aproximadamente 20 meses.
En los tumores del cuerpo y la cola del páncreas tras la cirugía curativa la supervivencia es de 13 meses. Sólo un 5% de los pacientes viven más de dos años.
En los tumores que no se operan la supervivencia  habitualmente no supera los 6-8 meses.




 Fuente :© AEG - Asociación Española de Gastroenterología - Todos los derechos reservados    http://www.aegastro.es/aeg/ctl_servlet?_f=2&pident=46


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada